Todo vestido de azul cuando su alma es negra. (Guillaume Apollinaire)
.






.

.





.

Compartir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 6 de septiembre de 2009

El Corazón Elidido

.


El Corazón Elidido



Imogen Cunningham, The Dream, 1910






La vergüenza del corazón,
dos veces la misma realidad,
la escena.
La palabra distante de la voz, los ojos sin voz,
la tumba desmedida.

El tiempo que es el mismo. El tiempo que es el mismo.


La elipse,
lo callado,
la vergüenza del corazón.

La palabra hecha trizas, la evidencia hecha trizas,
lo saldado.

El color de la sangre usurpado en lo gris,
lo mentido.

Lo neutro,
lo neutro,
lo frío.

Los signos de puntuación inservibles,
EL POEMA ELIDIDO.

La tarde ensanchándose como una máscara de ti,
lo probable evadido, lo ausente,
lo nada.

Los brazos en carencia de brazos,
la piel sin olor,
lo vencido.

Sin ofensa la guerra, lo insomne de los signos,
los tambores del odio,
el sigilo.

La desbandada de los pájaros errados por el cielo,
la vergüenza del corazón.

Sin compasión el frío,
el silencio total,
la paz.
Esa paz.

La sangre sin orillas,
lo triste desmedido,
los campos de los santos,
lo exterminio.

Lo informe,
la invasión de lo cívico,
lo que ofende,
lo fatalmente dispuesto contra la vida,
lo sereno sosegado no maternal,
lo impreciso.

Lo divergente de la voz,
el ardid,
lo naturalmente muerto.

El nunca,
lo no fue,
lo no estuvo,
lo infantil inmaternal, lo no alado, lo no habido.
Lo nacido no nacido.

Lo que dudó,
omitió,
lo no.

Lo visceral, lo imprescindible de decir.












.

No hay comentarios: