Todo vestido de azul cuando su alma es negra. (Guillaume Apollinaire)
.






.

.





.

Compartir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 17 de septiembre de 2009

ÍNDICE

.









Photobucket



EL TIEMPO

 LÍQUIDO

Photobucket


Daniel Moreno García


ÍNDICE



Espalda Boreal

- Tierra Insalvable
- Es Toda La Razón
- Carretera Infernal
- Bajo Las Amenazas
- La Mitad De Mi Voz
- Monumento A Las Letras
- Himno A La Luz

Ojos Solubles

- Himno A La Tierra
- Banco De Nubes
- ¿En Qué Lugar?
- Rosas Rojas
- El Tiempo Líquido
- ¿Qué Sucede?

Viento Perfil

- Himno A La Sangre
- El Corazón Elidido
- Bola De Fuego
- Lágrima Caliza
- Las Hélices
- El Ángel De La Nada
















.

jueves, 10 de septiembre de 2009

El Ángel De La Nada

.




El Ángel De La Nada







Photobucket





“El fuego sólo dice una vez lo que quiere decir”


-Louis Aragón-








Amar el otro lado de la desesperación,
HABER ESTADO.

Aún duele el cuerpo
como una nada de hélices interminables,
cada poro una estrella reventando en los ojos,
el firmamento quieto, arde.

Pero yo tengo sed,
abandono tu pie subiendo por mi pecho,
Tiro tu mano al infinito, renuncio a la luna.

Tiro tus melodías cercando mis oídos,
la soledad
son estos músculos desmembrándose por crueles laberintos,
son los clarines del agua
llamándome a tierra.

La soledad son estos labios.

Yo amo este minuto de serpiente y olvido,
reniego, como lo haría un loco condenado a tu larga cabellera.
Van a pasar siglos desmurallados,
inermes,
abandono este fuego, este hambre, esta audacia.

La soledad serán tus ojos
que ya no llevan tus pequeñas palabras:
-pero yo te amaré hasta la pura extinción de los mundos-.
Huir,
desesperadamente huir
sin más murallas que la noche,
sin guerras huir, sin banderas huir,
sin recoger del cuerpo sus espumas vencidas.

Photobucket

La soledad son estos dedos
que no pudieron darte forma.











.

Las Hélices

.




Las Hélices




Photobucket



Es una necesidad compulsiva
de peinar continuamente los cabellos,
tener el gesto oblicuo de descender
por el aceite blanco de las manos,
apoyados en una pared
y separados del tiempo.

No hay preguntas,
nos servimos de la espalda para mostrar
algún signo de cordura
y en su verde tapiz,
quizás la mirada,
la voz,
nuestras propias pupilas
están dilatadas
y todo se haya izado en el aire
intolerablemente.


Photobucket


Todo tal vez está mezclado y permitido,
todo podrido como el tacto de un escorpión
y trepa de súbito por una esquina
y yo sé
que no es una alucinación,
hay algo que se derrite en las fosas
y el aire entra y sale violentamente del escenario
y se va sin cerrar las puertas
ni recoger papeles
ni acomodar las luces.

Como clavo en la espuma
quema el aceite entre las manos,
la evasión es ese gesto de los dedos por el peine
y nos arrodillamos frente a él
como a las equivocaciones
que lo inmortalizaron.


Photobucket


La noche sale
en alguna parte oscura de tu cabeza
como un acontecimiento inesperado
mientras el hambre se mitiga,
la nieve clava un alfiler
en el centro del corazón.Photobucket














.

Lágrima Caliza

.



Lágrima Caliza



Photobucket





Es como una broma,
no necesito lagos,
en un papel
puedo traer el gesto de los gritos,
de todas formas necesito la mano.
Escribiré sobre una pared,
la voz dirá,
la mentira dirá.

Escribiré que puedo abrir la puerta,
que puedo abrir la,
que puedo la.



papel Pictures, Images and Photos




Cualquier día, sentada en un renglón,
llegarán hasta mí las palabras omitidas con sus actos secretos,
ya voy a recordar los pies ascendiendo al cadalso,
ya voy a recordar...
verdaderamente he amado la ingravidez del coral,
he amado tus muslos y su fulgor violento,
he devorado tu ausencia como un fiero animal.
He vendido,
traficado,
codiciado,
he permanecido,
he ignorado... he cerrado los puños.
He escrito en tu delgadez
a cerca de las arañas.


CARACOL


Ahora es una mano serpiente,
una algo que se arrastra con la piel en los ojos,
se aferra al golpe que da tu nombre
mientras cae por el espacio.

El espacio, que no es más que un agujero interminable
abierto bajo la alfombra.

Te veo ahora allí tendido en la cima de la tortura,
en la invencible separación...
necesito que el aire se escriba en una frase,
remediar el aspecto envenenado del rostro
en la pureza de un espejo:

¡Repite,
escribe todavía,
no he terminado de escuchar, todo ha sido una prueba!
quiero traer
aquel día en el que era imposible golpear contra un montón de humo,
el frente era un tablero perseguido
por una casa.



Photobucket



Y me alzo deliberadamente contra el tiempo,
deliberadamente contra todo lo que se mueve en mi mano,
que ahora,
desencajada y libre,
recoge del suelo
la ropa que dejaste caída.


En el margen,
escribe
papel arrugado Pictures, Images and Photosla mano
un vocablo
oscuro
como un aullido.
















.

Bola De Fuego

.






Bola De Fuego












Me voy entre las sílabas,
yo sólo sé decir ese punto
que muere en mis brazos.

Y ya no quedan labios con los que perdonar
esa bola de mundo que llevas en la frente,
el fuego dice,
la mano se extravía,
los corredores se desplazan.

Y las reglas son siempre las mismas.

¿Cuánto tiempo he de seguir observándome,
espiándome,
en qué momento dejé los dedos solos sujetando el gatillo?

¿En que lugar inicié, desterré, desenterré?
y sin embargo
nada me pareció tan bello
como esos resplandores de charca,
esas rutas de selva en tu cuerpo,
esas islas ciegas en la llave del sueño.

El tiempo pasa dos veces sustraído de su movilidad,
otra es su combustión,
el tiempo es el testigo,
la escena,
la ola
que provoca esos tráficos en tu boca
y vives hundido en una gruta insalvable
y te comunicas por cuerdas
y todo vibra en el vórtice de las pendientes.

Y te habitan cuchillos que entran y salen
y es la noche con sus juegos de luz,
la existencia es simplemente un mago
que traduce los ecos de los espejos
y el bien y el mal es el azul
con sus pies tan húmedos como tu lengua
que divaga por las constelaciones de la deriva.

Tengo verdadero fervor
por parecerme a esa hora del delirio
cuando los pájaros se destapan
y se abren sus venas voladoras
y son como los estados de alerta de la risa.

Ya no hay planos,
el cascabel del sueño es tu mano
que abrasa continuamente la isla
y el color de la sangre se borra
por la propia vehemencia de la herida,

lo negro rechina en los cerrojos
con las manos quemadas.Photobucket













.

domingo, 6 de septiembre de 2009

El Corazón Elidido

.


El Corazón Elidido



Imogen Cunningham, The Dream, 1910






La vergüenza del corazón,
dos veces la misma realidad,
la escena.
La palabra distante de la voz, los ojos sin voz,
la tumba desmedida.

El tiempo que es el mismo. El tiempo que es el mismo.


La elipse,
lo callado,
la vergüenza del corazón.

La palabra hecha trizas, la evidencia hecha trizas,
lo saldado.

El color de la sangre usurpado en lo gris,
lo mentido.

Lo neutro,
lo neutro,
lo frío.

Los signos de puntuación inservibles,
EL POEMA ELIDIDO.

La tarde ensanchándose como una máscara de ti,
lo probable evadido, lo ausente,
lo nada.

Los brazos en carencia de brazos,
la piel sin olor,
lo vencido.

Sin ofensa la guerra, lo insomne de los signos,
los tambores del odio,
el sigilo.

La desbandada de los pájaros errados por el cielo,
la vergüenza del corazón.

Sin compasión el frío,
el silencio total,
la paz.
Esa paz.

La sangre sin orillas,
lo triste desmedido,
los campos de los santos,
lo exterminio.

Lo informe,
la invasión de lo cívico,
lo que ofende,
lo fatalmente dispuesto contra la vida,
lo sereno sosegado no maternal,
lo impreciso.

Lo divergente de la voz,
el ardid,
lo naturalmente muerto.

El nunca,
lo no fue,
lo no estuvo,
lo infantil inmaternal, lo no alado, lo no habido.
Lo nacido no nacido.

Lo que dudó,
omitió,
lo no.

Lo visceral, lo imprescindible de decir.












.

Himno A La Sangre

.






Himno A La Sangre




Photobucket





Acaso habrá más tiempo
de reparar esos relojes desbaratados,
habrá una mano
para encender las llamas congeladas.

¿Qué es lo que observan los ojos de la serpiente?

esas hogueras que se sumergen
en un escalofrío,
el estrépito de un cuerpo que naufraga
alargando sus huesos como una sombra,
días interminables como jirones de piel.

¿Qué es lo que se olvida después de la perversidad?

todo.

El ojo
se ha vuelto un ciego ciclón,
la noche respira membranas de fango,
la sangre
nos busca
a través de los ojos de la oscuridad
abiertos e insomnes como las tumbas.










.

Viento Perfil

.










Viento Perfil






“Todo vestido de azul cuando su alma es negra”






-Guillaume Apollinaire-











.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Qué Sucede?

.



¿Qué Sucede?
















Tan sólo esa palabra.
Detonante.
Una palabra atlántica
como una luz inconmensurable arrastrando los ojos,


una semilla besándose en la pólvora,
un disparo y sus labios.


¡No me hables atado a la teoría,
no me digas que te surgió como un azar,
no me extravíes en redes y agua ni estalles en partículas,
ahora que todo es polvo,
túnel,
infinito sonido!
¡No vengas
–venerable y trivial-
a perderme entre cuerdas!
¡No te parezcas al tiempo confundido!
¡No te vayas,
ahora que todos los gritos tienen dolor de selva
y son verdes
y mienten!


¿Tenías la palabra en ese espejo
en el que te lavabas después de haber besado mucho?
¿La cuidabas para que fuera un himno que te representara?
¿La maldecías, la echabas de tu voz
y ella volvía enamorada,
frenética,
temblando?
¿Acaso la ofrecías, súbitamente,
como un escudo?
¡La habrás inferido aquel sonido de corazones!
¡La habrás pronunciado para ausentarte
y volver con ella luego incendiándolo todo!
Ahora,
desde toda la noche,
la noche por doquier,
desde este infinito de fosforescencias
la recuerdo
invidente.


Tiene los ojos del vino,
la sonrisa
del condenado a muerte,
hace un nudo en la niebla que me atraviesa
y no me oyes.


¡Explícame,
dime qué consonante te repite,
desde dónde me llamas!
¡Dime quién te sujeta
sin tan siquiera darte un nombre,
sin ponerte una grieta ni un ala,
sin rozarte,
sin poder otra cosa
que involucrarme con tu voz,
que desplomarse sobre mí como un tiro
e invadir a preguntas el acto!


Tan sólo una palabra
atlántica y brutal
llamándome como un útero
desquiciado por el perfume de las lilas.

















martes, 1 de septiembre de 2009

El Tiempo Líquido








El Tiempo

Líquido











La flor de la conquista,
los desatados campos que silencian sus heridas,
tus ojos en batidas de luz,
sus voces de lumbre intemporal.
La distancia de la luz a la luz de tus manos,
ese rastreo de la hiedra sobre mi cuerpo en llamas.

Los pronombres en ánforas de vino,
los verbos en ondas de saliva,
tu sombra paradójica y húmeda
impulsándote
desde la red del mundo.

La conjunción del aire que te prolonga en temblor,
tus pies tensando las aristas del tiempo.



Photobucket


Las escaladas de la tierra
sembrándote en mi voluntad,
tu lengua transmutada en jardín,
las líneas horizontes de los astros
dobladas por tus brazos,
la exhalación del mar.

Tu espalda
que se deshace en hilos cuando el fuego te alza,
las túnicas ofrendas de tu piel,
las cruzadas en signos, tus ojos infinitos
en haces de lámparas votivas.

El tiempo abandonado,
el sol vencido sobre el campo,
el campo ardiendo en abandono.
El grito líquido del tiempo,
la espera,
blandiendo
la doble
sílaba
del fin,
el mar en retaguardia.

El final del amor coronado en su signo implacable.




Photobucket


Y una pluma que sangra por el tronco
y te levanta en pecho
inconsolablemente.




Photobucket




1-05-02, Pilar García Puerta

















.

domingo, 30 de agosto de 2009

Rosas Rojas

.




Rosas Rojas









Tenía todas sus entrañas
desparramadas por el suelo,

abierto era como un humo
de palomas quemadas, eran las doce
en el reloj del cementerio.

Arrojado a su vida no contaba
las balas que la miel guardaba
en su seno de nuez verde
aquella mañana de estrellas blancas
que quiso ser un muerto
y se arrancó las manos y se comió
todos los huesos; anduvo errado
como un color por el día, restaurando
los sitios, los percheros, se quedaba
atónito de estar vivo todavía.


La tarde vendría a embarrar el reloj,

la tarde pequeña, una tarde amante
con un tango y su cara de dos lunas,
su junco de dos aguas
y un cuarto de corazón.


En algún lugar había sonado un beso.

Correr tras el reloj, tomar sus manecillas
por torsos de gaviotas, arremeter contra el monstruo
afilado de los cuentos, amar la oscuridad
por sus ojos infinitos. Abierto era
como un himno de palomas mojadas.

Ahora la visión buscaba la armonía,
se había dividido en tantas partes
que no cabía en el ataud
y decidió tomar otro sendero.

Lo que fuera, ya pasó,
el miedo derrama uvas en su garganta.











.

¿En Qué Lugar?

.






¿En Qué Lugar?





angelic Pictures, Images and Photos








Antes de ti
se había creado el reino de la inexistencia,
ahora tu pecho son llanuras
con vistas al mar
y un canto de sirena acuática
responde a todas mis embestidas.
Quizás mis pies –me digo-
si enviara mis pies arácnidos,
en legión, a ocupar el país
en el que te levantas...

pero tú ahora le infieres al mar
una densidad y miras
con ojos como olas
y todo se extravía.

Y no encuentro ya el tiempo,
la violencia del mar
se lo ha comido todo.
Y no sé si es de arena
o es un tiempo azul mineral,
o si será tu espalda un mar en clave
o si el cosmos estará hecho
de dígitos indescifrables.
Y cada amanecer me conmueve desde otra latitud
y todo cae en pedazos
de zonas rotas.
Y estiras tus brazos con hilos de cobre
y el mar en el que estás
tiene un tacto de cuarzo que muta
desde el color de piedra
hasta el grito.

Y ya no encuentro al enemigo
y los muertos se han disipado
a fuerza de exponer sus cuerpos
al calor de los rayos de sol
que se filtraban por sus cajas de madera,
a fuerza de hacer metáforas con el eco,
a fuerza de hacer combinaciones
con sus antiguas uñas ya sin dedos.

Ni testigos hay
debido a la inclinación humana
de humedecer la nada.

Pero algo golpea desde la latitud
con sus propios muñones,
una fe informe, alterada, fantasmal
y mi recuerdo es ahora color dinamita,
algo espera y urde su estado de materia,
algo es alma aún
e invade la cornisa de tu ventana
que mira al mar
y te alza en un punto
que simboliza la muerte
con los días de tu amor
en la espalda.












.

Banco De Nubes


Banco De Nubes




el sol amanesiendo sobre el desierto Pictures, Images and Photos





Estoy en el desierto,
lo sé por los granos de arena
que llenan mi cabeza,
estoy de espaldas en el desierto, lo sé
porque brama un sol ilimitado,
estoy sola en el desierto,
estoy segura, por la melancolía del agua que bebo,
estoy en un desierto y lo sé
porque no están tus sollozos
y no encuentro en ello
ninguna violencia.
Estoy probablemente rodeada de arena
como si se tratara de un país árido
que tuviera como único sol tus espejos.





Dentro de un grano redondo como la arena
construyo mi casa,
mi estación,
mi paraguas.

Estoy rodeada de flores,
lo sé
por las heridas que la arena produce en mis ojos.

Photobucket










.

Himno A La Tierra








Himno A La Tierra













Era perfecto
como la línea inescrutable de la muerte,
mas no paraba de llover.












.



Tierra Insalvable





Tierra Insalvable






NOCHEARENA




Ya no estás en el invierno
y el frío te ha dejado sin rostro.
estoy aquí,
rostro de nadie que hablas.

Hay un tiempo para crearte de nuevo
partiendo del horizonte,
partiendo del frío invisible,
partiendo del fondo de tu mirada
que no existe.























.

sábado, 20 de junio de 2009

Ojos Solubles

. 


Ojos Solubles






 Vincent Van Gogh, Noche estrellada sobre El Ródano








“Esto es un llanto, ojos sin fin, llorando, escombrera adelante, por las rui
nas de innumerables días. Ruinas que esparce un cero -autor de nadas, obra del hombre¬-, un cero cuando estalla.”

-Pedro Salinas-

















.

Himno A La Luz

.




.
René Magritte




HIMNO


A LA LUZ




El movimiento, amor, el movimiento.


El perdón de la luz sobre la tiranía de las sombras,
el rescate de una imagen pequeña
liberada por la luz.
Lo doloroso vencido,
lo profundo y violento lejano ya,
no hiriente,




el corazón no obstante de la piedra,
el alma.

El predominio de la luz
sobre el sangrante amanecer,
los ojos en plumas por el aire,
lo pequeño, la entrega,
el movimiento, amor,
el perdón.

Un paisaje de sueños, un sólo soplo, el instante.

La crueldad que no insiste,
el olvido, amor,
el agua.

No lo estático, lo sólido, lo férreo, lo salvaje,
sino la vida sin oprimir, lo que gira, lo rosa.

La luz.

No el temblor que tortura,
sino lo frágil, lo delicado, lo minúsculo.
Lo tenue amarillo de la mirada que torna poderoso,
el claror de la voz,
los brazos.

Unos pájaros ligeros y sublimes que nos amparan,
la protección de la penumbra.

Todo ese mundo amenazado por los dientes.



Pilar García Puerta 01-07-02











.